1. ¿Qué es la celulitis?

Normalmente entendemos por celulitis una modificación sufrida en el tejido conjuntivo por una acumulación de grasa, líquido y toxinas. Cuando se produce esta disfunción, la piel aparece irregular y con pequeños bultitos; es la denominada “piel de naranja”.

Pero la verdadera celulitis es una enfermedad edematoso-fibroesclerótica que no debería considerarse como un simple concepto estético-corporal o como una adiposidad localizada. Es una patología que afecta no solo a las células grasas sino también al tejido intersticial y a los vasos sanguíneos más pequeños.

2. Tipos de celulitis

Aunque la celulitis se puede mostrar de distintas formas en las mujeres, esta dolencia se puede agrupar en clases que nos ayudarán a identificar cuál es la nuestra:

– Celulitis generalizada: Aparece exclusivamente en mujeres obesas, con hábitos alimentarios desequilibrados. Comienza en la pubertad y con el aumento de la edad los factores suelen ser cada vez más desfavorables. Los trastornos se incrementan lo que ocasiona importantes cambios estéticos.

– Celulitis localizada: Las celulitis localizadas originan fenómenos dolorosos, las zonas donde muestra preferencia son las piernas, el abdomen, las nalgas, los tobillos, la parte inferior de la espalda, la parte superior de los brazos, la parte superior de la espalda justo de bajo de los hombros.

– Celulitis dura: Se encuentra en mujeres jóvenes de buen físico y generalmente deportistas o bailarinas, cuyos tejidos son firmes y bien tonificados y sin edemas, lo que dificulta su localización. Sin embargo es evidente que por medio de la prueba del pellizco suele aparecer la piel de naranja.

– Celulitis fláccida: Es típica en personas sedentarias o aquellas que alguna vez fueron activas y ya no las son. También se presenta en personas que han sido sometidas a distintos tipos de tratamiento, en donde han subido y bajado de peso bruscamente.

– Celulitis edematosa: Se encuentra en mujeres de todas las edades, pero es mas frecuentes en jóvenes y adolescentes. En mujeres de edad suele presentarse como piernas gruesas. Se localizada principalmente en los miembros inferiores y la piel presenta a simple vista la típica piel de naranja.

3. Factores que determinan la aparición de la celulitis

La celulitis, aunque no es un fenómeno exclusivo de la mujer, afecta a ésta principalmente, además, no se manifiesta de la misma manera en todas las personas. Esto deja ver que existen ciertos factores que predisponen a la celulitis:

– Los Factores Hormonales: en la mujer son abundantes, pubertad, embarazo, menopausia, etc. El aumento de la actividad estrogénica provoca una modificación del reparto y volumen del tejido adiposo, que favorece el cúmulo de grasa.

– Factores Congénitos: se ha comprobado que las personas que tienen antecedentes familiares de celulitis tienen una mayor disposición a padecerla. Por ello, puede aparecer celulitis en personas no obesas.

– Factores Alimentarios: los malos hábitos alimenticios pueden provocar una eliminación deficiente de lípidos, prótidos y glúcidos, además de trastornos digestivos que implican una mala eliminación de desechos y toxinas.

– Estilo de vida: es decir, la vida sedentaria, el tabaco, el alcohol, la ropa ajustada son factores que predisponen a la aparición de la celulitis.

– Factores Psicológicos: el cansancio, nerviosismo, la ansiedad y el estrés, estas personas padecen alteraciones circulatorias, que favorecen el proceso de formación de la celulitis.

4. Prevención

-Ventajas de una detección precoz

La celulitis presenta en su inicio pocas manifestaciones, pero sigue su curso de forma lenta y progresiva. El hallar un tratamiento con resultados satisfactorios en las fases iniciales, apunta la necesidad de detectar los primeros signos de la celulitis, e iniciar el tratamiento. Es esencial, además, identificar en cada caso los fenómenos celulíticos (endocrinos, dietéticos, vasculares y mecánicos).

Prevenir la aparición de la celulitis depende de cada persona, los siguientes consejos pueden ayudarle:

– Gimnasia: Debe hacerse ejercicio moderado diariamente, ya que favorece el tono y vitalidad muscular, mejora la circulación sanguínea y ayuda a eliminar el exceso de grasa acumulada en las células adiposas.

– Saunas: Intercaladas con duchas de agua fría.

– Masaje e hidromasaje: Drenaje linfático y circulatorio, y los relajantes de espalda y piernas.

– Dieta equilibrada: Beber mucho líquido y evitar el consumo excesivo de productos como el alcohol, etc.

5. Tratamiento

Debe acudir a su dermatólogo o esteticien para que le realice un diagnóstico exacto del tipo de celulitis que padece, y del tratamiento a seguir.

Existen muchos tratamientos para reducir la celulitis. Para escoger el suyo, pregunte a su centro de estética o médico y farmacéutico, ellos sabrán aconsejarle.

– Masaje y tratamientos tópicos: Mejoran el drenaje linfático y estimulan la microcirculación. La eficacia del masaje aumenta cuando se aplica una crema anticelulítica.

– Presoterapia: una técnica de masaje en seco ideal para corregir las alteraciones del sistema circulatorio, lo mejor para librarse de la celulitis, moldear el cuerpo y eliminar toxinas.

– Mesoterapia: Infiltraciones subcutáneas de principios activos con productos despolimerizantes.

– Hidroterapia: Consiste en hidromasajes en bañeras especiales y duchas a presión.

– Ultrasonidos: Utilizados para eliminar los nódulos.

– Cirugía estética: Como la liposucción en la que se aspira los depósitos de grasa por medio de una cánula introducida previamente en la zona celulítica.

Alimentación para combatir la celulitis

De nada te servirá un régimen radical si quieres eliminar la celulitis, porque no te beneficia perder peso a un ritmo demasiado rápido, es más, hasta puede resultar contraproducente para el aspecto de tu piel. En lugar de someterte a torturas restrictivas hipocalóricas lo mejor es tomar alimentos sanos y variados. Vas a ver que hay muchos que te vendrán bien para eliminar la celulitis por sus propiedades diuréticas, depurativas o reguladoras.

1. Alimentos que te vienen bien – alimentos anticeluliticos

– Acelgas, laxantes y depurativas.

– Ajo, regula la circulación y limpia las arterias.

– Alcachofas, depurativa del hígado y laxantes.

– Apio, diurético, laxante y regulador hormonal.

– Arroz integral, rico en fibra y laxante.

– Cebolla, regula la circulación y es diurética.

– Cereales integrales, ricos en fibra, laxantes y depurativos.

– Espárragos, diuréticos, laxantes y protectores de tus capilares.

– Espinacas, laxantes y depurativas.

– Fresas, diuréticas, ricas en vitamina C y antiinflamatorias.

– Kiwi, laxante y rico en vitamina C, protector capilar.

– Limón, diurético y rico en vitamina C, protector de tus arterias.

– Manzanas, laxantes y digestivas.

– Pan integral, rico en fibra y laxante.

– Piña, diurética, rica en enzimas digestivas.

– Sandía, diurética e hipocalórica.

– Zanahoria, laxante y rica en betacarotenos, vitaminas de la piel.

2. Alimentos que no te convienen – alimentos proceluliticos

– Alimentos muy procesados. Están llenos de calorías vacías y grasas de origen dudoso.

– Bebidas alcohólicas. Un vasito de vino o cerveza son diuréticos y contienen vitaminas y antioxidantes pero superar esa cantidad por día tiene más inconvenientes que beneficios.

– Café, cacao y chocolate. Su contenido en excitantes no se lleva bien con la celulitis.

– Dulces industriales. Azúcares sin vitaminas asociadas y gran cantidad de grasa.

– Proteínas, en exceso. Las proteínas te vienen muy bien pero un exceso sobrecarga los riñones y produce acumulación de toxinas.

– Sal. Suprímela completamente porque favorece la retención de líquidos.