El ejercicio físico específico de la zona abdominal es muy importante.

Le proponemos la siguiente secuencia de ejercicios que le llevarán poco tiempo (de 5 a 10 minutos al día) y no le supondrán un gran esfuerzo ni cansancio.

Preparación (posición de reposo): Estírese con comodidad sobre una colchoneta o alfombra, en posición de reposo, flexionando las piernas (no demasiado separadas) y sintiendo totalmente recta y apoyada en el suelo toda la espalda. Es importante proteger su espalda al realizar los ejercicios.

Ejercicio 1 (define los abdominales superiores): Desde la posición de reposo, con los brazos flexionados, sujetando la nuca con las manos y manteniendo la barbilla recta, inicie el ejercicio acercando los hombros hacia las rodillas, hasta que note la contracción de los músculos abdominales. Siga el ejercicio con una serie de 10 a 20 repeticiones. Vuelva a la posición de reposo y descanse unos segundos.


Ejercicio 2 (define los abdominales laterales): Colocándose de nuevo como en el ejercicio anterior, eleve las piernas flexionadas y acerque los hombros hacia las rodillas. Lleve, de forma sincronizada, cada codo a su pierna opuesta, sintiendo la contracción de los abdominales laterales. Siga el ejercicio con una serie de 10 a 20 repeticiones. Vuelva a la posición de reposo y descanse unos segundos.

Ejercicio 3 (fortalece los músculos del vientre y los lumbares): Túmbese boca abajo y eleve el cuerpo utilizando como único apoyo los codos y los dedos de los pies. Aguante esta posición durante unos 20-30 segundos. Complete el ejercicio con 5 repeticiones.

Recomendaciones dietéticas

Recomendaciones dietéticas propuestas por la Dra. Rosselló (prestigiosa experta en nutrición) que le ayudarán a conseguir un vientre visiblemente más plano:

1. Repartir la comida del día en pequeñas tomas: cinco tomas al día es más recomendable que tres.

2. La dieta debe ser pobre en grasas: eliminar alimentos muy grasos como embutidos, patés, quesos grasos y bollería.

3. Disminuir el consumo de azúcares de absorción rápida: azúcar, miel, bebidas azucaradas, no consumir más de tres piezas de fruta al día.

4. Aumentar el consumo de yogur: 3 yogures diarios como mínimo.

5. Evitar el estreñimiento aumentando el consumo de fibra: los suplementos de cápsulas o comprimidos de algas aportan fibra muy beneficiosa.

6. Beber diariamente un litro de infusiones de comino y té.

7. Evitar bebidas con gas y bebidas alcohólicas.

8. Masticar lentamente todos los alimentos, procurando no tragar aire al comer.